17 de septiembre de 2008

INDIFERENCIA


Que terrible es la actitud de indiferencia ante las diferentes experiencias que nos rodean...

Precisamente de eso se queja Jesús de sus contemporáneos, que son indiferentes ante Dios, que les da igual creer o no creer, amar o no amar, servir o no servir...


Lucas 7, 31-35 En aquel tiempo dijo el Señor: ¿Con quién, pues, compararé a los hombres de esta generación? Y ¿a quién se parecen? Se parecen a los chiquillos que están sentados en la plaza y se gritan unos a otros diciendo: Os hemos tocado la flauta, y no habéis bailado, os hemos entonando endechas, y no habéis llorado...


Tenemos muchas excusas para alejarnos de Dios, pero en el fondo es el deseo de no comprometernos ni con él, ni con los hermanos. Que si el cura habla mucho, que si los fieles critican la forma de vestir, que si les toca a los políticos.... y todo eso para no mover un dedo y me excuso en esas realidades, que es verdad que existen, pero no las debo convertir en barreras para vivir la experiencia de la fe y el amor.

que hermoso es descubrir a Dios en nuestra vida, es una aventura maravillosa...podemos hacer mucho, podemos construir más de lo que vemos...demos lo que está en nuestras manos, aunque sea poco, no importa que sólo sean 5 panes, el milagro lo hará Dios.

me alegra ver y leer muchos blogs de hermanos que hablan de valores, ese es su grano de arena para lograr un mundo mejor, para todos ustedes deseo que el Espíritu Santo les ilumine siempre y les acompañe en su caminar.


un abrazo y mi bendición

6 comentarios:

Alter ego (el otro yo) dijo...

Hola Padre Pineda,la fe nos mantiene elevados hacia a Dios,en actitud de acoger su revelación inagotable.Pero,si suprimimos toda imagen y toda idea,ya no tenemos dónde apoyar nuestro impulso y caemos con todo nuestro peso en vacío.
Dios no es Padre de la misma manera en que lo somos nosotros,ni es Amor o Misericordia como podemos serlo nosotros;pero esos conceptos,esas imágenes,son los últimos "trampolines" gracias a los cuales podemos aproximarnos a él.Purifiquémonos incesantemente,si,¡pero no lo abandonemos!.
Reciba mis saludos cordiales y recibo su bendición Padre.

ave fénix dijo...

Padre José, tiene usted razón en que cualquier excusa es buena,valida para justificar la dejadez o la separación de Él, me ha hecho recordar otros tiempos pasados...

Pero que bonito darse cuenta que aunque por un tiempo nos alejemos y nos olvidemos de Él , Él no lo hace de nosotros, sigue ahí a nuestro lado aunque a veces no sepamos reconocerlo.
Y es verdad que si le dejamos Él puede hacer maravillas por medio de nosotros....

Gracias por sus palabras.

Un abrazo.

T dijo...

Hola.... me encuentro continuamente con personas que se niegan a comprometerse con Dios por temor a perder su libertad, sin darse cuenta que es ahi precisamente en Dios donde radica la verdadera libertad....
Felicidades por tu Blog...
DTB

ARCENDO dijo...

La vida es una aventura maravillosa y hay que implicarse con ella con todas las consecuencias. No es posible permanecer neutrales ante todo lo que nos rodea, hay que tomar partido, partido por lo positivo.
Un fuerte abrazo.

Roberto dijo...

Muy buena entrada, me hace pensar en tantas cosas, pero sobre todo en el compromiso adquirido. Saludos!

JORGE dijo...

Apreciado en Cristo P. José,

Muchas veces me sentía cansado y sin ánimo de ir a mi reunión en la parroquia, y no quería ir... me costaba mucho.

Pero al regresar de la reunión a mi casa, le daba gracias a Dios porque me vencí, y estaba muy contento.

Ahora ya no tengo ese desánimo, pero creo que son etapas que hay que aprender a superar, dejando que el Señor tome las riendas de nuestras vidas.

Gracias y bendiciones